¿Cómo es una persona perfeccionista?

Como indica el adjetivo, perfeccionista, es la persona que lo hace todo bien, sin embargo, tiene una parte que le hace vivir en una preocupación constante, se  siente insatisfecha, y está en un estado casi continuo de tensión ya que es propensa  a pensar que está siendo evaluada y juzgada constantemente.

Querer ser bueno en todo, y pensar que lo que hace puede hacerse mejor, o que no es suficiente, son algunas características de las personas perfeccionistas, su continuado esfuerzo por buscar esa perfección, y los pensamientos y sentimientos de que puede hacerlo mejor,  suele llevar a un estado de infelicidad o insatisfacción constante.

Si querer ser bueno y hacerlo bien no es malo, ¿no?, en su justa medida, a continuación se explican las consecuencias de ser perfeccionista:

  • Cuando una persona es perfeccionista, se exige mucho a sí misma, pero también espera que otras personas hagan las cosas como a ellos les gustaría, lo que puede provocar desavenencias con otras personas, e influir negativamente en su red social, en definitiva lleva al aislamiento.
  • Las personas perfeccionistas se exigen tanto, que su autoestima se ve afectada, y en ocasiones buscan el reconocimiento de otras personas sólo por sus logros, y no por su valor como persona.
  • A nivel profesional, el perfeccionismo, lleva a una baja productividad, ya que se presta demasiada atención a detalles innecesarios que retrasan el trabajo.
  • Puede que el no saber realizar una tarea correctamente, lleve a la persona perfeccionista a no querer realizarla, por tanto, pierden oportunidades de conocer nuevas formas de realizar tareas, y de conocimieto.

Principales características de una persona perfeccionista

  • Establecen objetivos casi inalcanzables, ello les lleva a fracasar en muchas ocasiones lo que hace que se culpen, y se critiquen, dando paso a la ansiedad, la depresión, y a minar su autoestima.
  • Miedo al fracaso, las personas perfeccionistas, piensan que si fallan el algo no valen para nada, evitan cometer errores, por tanto pierden oportunidades de crecimiento personal, y aprendizaje experiencial.
  • Miedo al rechazo, creen que si dejan ver sus fallos, los demás les rechazarán, por tanto, piensan que si lo hacen todo perfecto, evitarán las críticas.
  • Pensamiento de blanco o negro, piensan que si no hacen las cosas perfectas no valen para nada, y ello les bloquea.
  • Reglas rígidas, siguen reglas que les marcan cómo deberían vivir sus vidas, y son incapaces de salirse de estas.
  • Autocontrol distorsionado, Cualquier acción que realicen, ha de estar controlada voluntariamente, no hay espontaneidad en sus acciones, y también intentan controlar sus emociones, y sus impulsos.
  • Problemas asociados, trastornos alimenticios, depresión, ansiedad, y estrés.

 

Algunos consejos para combatir el perfeccionismo:

  1. Si tienes miedo a equivocarte, date permiso para ello, nadie es perfecto, y de los errores también se aprende.
  2. No ir a pensamientos extremos de “todo o nada”, también existen puntos intermedios.
  3. Fijarse en el proceso de realizar algo, si todo se reduce a resultados, probablemente, genere frustración.
  4. Establecer metas realistas, a corto plazo, basadas en las necesidades, y lo logrado en el pasado.

Y recuerda: Nadie es perfecto, la imperfección también nos hace humanos.