Responsabilidad e integridad

1. El sentido de responsabilidad:

Ser responsable significa tomar decisiones forma consciente, y asumir sus consecuencias, cuando se habla de responsabilidad, la persona que toma una decisión lo realiza en base a su escala de valores, con el objetivo de mejorarse a sí misma o para mejorar la relación con los demás.

En algunas ocasiones, los resultados de una acción o decisión no son los esperados, o pueden ser percibidos como correctos o incorrectos por el entorno, y también cometer errores como no, ello no quita que no asumamos el fallo por nuestra parte, si nos hemos equivocado en algún momento, es mejor para nuestro bienestar asumir la consecuencia, aceptar el fallo y subsanar lo que esté en nuestra mano.

¿Para qué sirve ser responsable?

  • Para ser independiente en la toma de nuestras decisiones, planificar, y generar autoconfianza.
  • Aumentar la integridad, si nos responsabilizamos de nuestras acciones, los demás confiarán más en nosotros, y nosotros también ganaremos seguridad en nuestras acciones ya que estaremos actuando conforme a lo que consideramos que es correcto, sin perjudicar a los demás.

2. ¿Cómo ser responsable de tu vida y de ti mismo?

Pon en práctica la auto-observación:

Cómo respondes a los demás, por ejemplo: si la mayor parte del tiempo estás enfadad@, posiblemente no estés decidiendo o responsabilizándote de tu propia actitud, y  le eches la culpa a otros por cosas que a ti te molestan, en este caso no te estás haciendo responsable de gestionar tus emociones.

¿Qué atención te das a ti, y a los demás? responsabilizarse de uno mismo implica, ser consecuente con mis actitudes, conductas y emociones, ¿realmente hago esto porque me apetece y quiero, o por quedar bien con…? si es la segunda parte, cuando necisetes algo de… y no te responda como tu quieres, puedes sentirte mal porque no ha cumplido tus expectativas, cuando simplemente, has de cubrir tus propias necesidades.

3. Formas de ser responsable

Puedes hacer un “stopquejas”, juega a cazarte cuando te estés quejando de algo, ya que quejarse implica culpabilizar a, y no lleva ninguna solución, busca qué puedes hacer tu con esa situación si corresponde, saca el aprendizaje de esa experiencia, y pasa página.

Pide ayuda si crees que la necesitas, no es necesario pedir ayuda para todo, si en algún momento no encuentras el camino, puedes recurrir a alguien de confianza, o a un profesional.

Afronta tus miedos e inseguridades, cuanto más evitamos algo, más aumenta el malestar por lo que es necesario ser coherente, si sabes que algo es bueno para ti, vence esa barrera.

Ponte objetivos y ves a por ellos, a veces hay cosas difíciles, pero si nos quedamos en la inmovilidad, no iremos a ningún sitio.