Pensamientos, planificación y realización de actividades deportivas.

Con la entrada en un nuevo año, muchas personas se plantean como objetivo empezar a realizar ejercicio físico, o aumentar la frecuencia con la que se realiza una actividad, o participar en una competición, sin embargo, a largo plazo comienza la desmotivación, la búsqueda de escusas como “hoy tengo otra cosa que hacer, estoy cansado de…, no me da tiempo.,” y muchas otras.

¿Cuáles son los pensamientos que nos van a llevar a alcanzar o no este objetivo saludable que te habías propuesto?

Pensar que no vas a lograr aquello que te has propuesto (creencia de fracaso)

Si empiezas una actividad con la creencia de que no estás a la altura, que no lograrás ese objetivo, que eres poco constante. Probablemente tus acciones serán menos enérgicas, más inseguras, y poco motivadoras, por tanto tu cerebro le está dando una orden, a tu cuerpo, de reacción y rendimiento inferior a lo que debería ser. Por muchos intentos de conseguir esos resultados esperados, si el pensamiento va dirigido hacia el fracaso, la probabilidad de éxito disminuye  constantemente. Es decir, estás haciendo que tu potencial disminuya, por tanto te quedarás como estabas, y además sintiéndote mal por ello.

Creer en uno mismo

Pensando de la manera totalmente opuesta, poniendo esperanza en lo que haces y creyendo con todas tus fuerzas que vas a triunfar, ¿cómo crees que serán tus acciones?, ¿qué capacidad de tu potencial crees que lograrás utilizar?, ¿lo intentarás con ganas, o estarás desmotivado?, ¿qué resultados conseguirás?

Cuando una persona cree en sí misma, realmente piensa que va a lograr algo (hablando de objetivos realistas, y a corto o medio plazo), se siente más motivada a la hora de emprender acciones que le llevan a la consecución de metas, se siente más enérgico mientra las realiza, y aumenta el nivel de satisfacción a la hora de realizar la actividad, por tanto, esto lleva a mejores resultados que cuando pasa todo lo contrario. No quiere decir que todo esté en el pensamiento, los triunfadores, también fracasan , sin embargo, si les diferencia algo, es que no se toman el fracaso como algo catastrófico, han puesto su esfuerzo y empeño en algo, se han enfrentado a desafíos, y eso ya es un logro en sí mismo.

Locus de control interno vs locus externo

En ocasiones, echamos la culpa a factores externos, como trabajo, tiempo, dedicación a otras obligaciones…, de nuestra falta de dedicación a lo que realmente queremos, cuando en realidad la responsabilidad de tus acciones recae únicamente sobre ti mismo, puede haber circunstancias que no faciliten la realización de actividades, pero tú eres el único responsable de las decisiones que tomas, y de hacer o  no hacer.

Planificación

A la hora de realizar cualquier tipo de actividad, es importante planificar cuanto tiempo se va a dedicar a cada actividad, y con qué frecuencia, todo ello dependerá del objetivo planteado, si el objetivo es hacer una maratón, el tiempo dedicado y la actividad, no será la misma que para realizar un triatlón.

“Que sea difícil, no significa que sea imposible”